• Comparte Nuestros Artículos Con Quién Consideres Pueda Interesarle! Gracias por Ayudarnos A Difundir Consciencia!

Cómo Se Siente Una Persona Deprimida Realmente

Cómo Se Siente Una Persona Deprimida Realmente

Amanezco e inmediatamente me invade la sensación y el primer pensamiento de  “otro día más” donde la angustia, tristeza, y desazón se apoderan de mí. Decido continuar con mi rutina diaria a modo de intentar superar la depresión que me acecha constantemente.

Suelo hablar de cómo me siento y escucho frases como: “todo va a pasar” “hay gente que está peor” “trato de ayudar pero no soy un terapeuta calificado”…

Por lo que algo resuena en mí y acudo a un terapeuta calificado para pedir ayuda, quiero estar bien!

Sesiones y más sesiones de nimiedades, bromas para descontracturar y  romper el hielo del silencio profundo, hasta que finalmente se llega a la fibra más íntima, entre lágrimas, muchas lágrimas…

Miro a mi terapeuta y siento que me escucha pero no oye realmente lo que digo, ni siquiera puede percibir mi deterioro con el tiempo, me pregunto si sólo espera que corran las manecillas del reloj para esperar al siguiente paciente una y otra vez monótonamente, seguramente para hablar de alguna conexión emocional con sus otros pacientes.

Claramente me doy cuenta que el “terapeuta calificado” no puede vislumbrar lo que me sucede y al cruzar la puerta y salir a la calle me cuestiono si “lo de calificado” será otra etiqueta más de las que estamos acostumbrados a que nos impongan los demás.

¿No será que está exagerando? ¿Acaso estará llamando la atención? ¿Le gusta quedarse en papel de víctima?… etiquetas y más etiquetas…

La gente se apresura a definir al otro sin tomarse el tiempo y el compromiso verdadero de ayudar sin juzgar.

Será que el terapeuta calificado llega a su casa por las noches y es uno más de todos nosotros, donde el inconformismo se hace presente en el silencio y necesita encender la radio, la tele o la pc, o conectarse a alguna red social para no sentir su propia angustia?

Camino por la calle y veo los rostros de la gente, reflejan preocupación, soledad, amargura, y me vuelvo a replantear si todos estamos de alguna manera deprimidos y muchos tan solo se ocultan tras el ruido mental, sí, ese ruido mental que necesitan para evadirse de su desasosiego, las personas te incitan a divertirte cuando claramente no estás bien, pero si no puedes acceder a esa petición te dicen: “bueno… ya vas a estar mejor” y acto seguido, ya no hay nadie, solo vacío y una depresión que cada vez te comprime más el alma.

A veces puedo acoplarme a esa vida ruidosa y carente de sentido en la que me invitan a ser partícipe, porque sé que todos estamos deprimidos, lo he visto en sus ojos, en sus miradas evasivas y cabizbajas, y lo he escuchado en sus risas extremadamente exageradas, todos pidiendo ayuda, y nadie entregándose verdaderamente a dejarse ayudar porque quitarse la máscara los hace vulnerables, y todos quieren demostrar la fortaleza de espíritu cuando sus vidas se caen a pedazos, se empeñan en que sus castillos de arena no se derrumben para no quedar al descubierto, porque vivimos de apariencias, y al que no esté en sintonía con ese simulacro se lo etiqueta de alguna forma a veces bastante cruelmente.

El saludo del vecino, a veces muy por lo bajo, otras excesivamente alegre, pero de inmediato vuelve su amargura reflejado en su rostro.

Me encierro en la habitación a oscuras, ya no soporto la luz ni los ruidos, la medicación parece ser un placebo que no colabora a mi bienestar…

Continúo con mis actividades diarias, con desgano, desesperanzada, a veces llego a las crisis más profundas con gritos desgarrantes de ayuda, y solo hay eco, eco, eco…

El sinsentido de la vida se acentúa, no quiero acabar con ella, pero la depresión está acabando conmigo.

“Cuando alguien se acerque vulnerablemente a hablarte de sus temores, sufrimientos y su llanto le quiebre las palabras, antes de juzgar, aprende a oír realmente, ya que a veces es más fácil auto convencerse de haber hecho una buena labor que reconocer una mala acción.”

Florencia Lozada Universo Shanti

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar fuente (www.universoshanti.com) y autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*